Aleppo, retrato de Soberanía…

Y finalmente -luego de casi seis sangrientos años- el día lunes 12 de noviembre, la honorable ciudad siria de Aleppo ha sido liberada de las manos imperialistas y terroristas de ISIS y Frente Al-Nusra, para pasar a manos del Ejército Nacional Sirio.

Pero gritémoslo al mundo sin tanta palabrería de escritorio: Aleppo fue recuperada. Aleppo pasó a la Historia como el auténtico símbolo de dignidad de una Nación que nunca se arrodilló ante los amos del mundo, ante el imperialismo occidental, ante las petromonarquías del Golfo, ante la piratería europea, ante la traición de los países vecinos ni ante el colonialismo usurpador israelí. Aleppo, (Siria en su totalidad), pasará a las hojas históricas de las Naciones soberanas como el Pueblo de las convicciones firmes, que no relegó ni un sólo segundo la importancia de la autodeterminación y sus intereses nacionales.
Fueron el Ejército Nacional Sirio con la ayuda de las fuerzas rusas de Putin, la resistencia libanesa Hezbollah, el Nusur Zawbaa del Qawmi Suri, más fuerzas palestinas y fuerzas iraníes quienes derrotaron al ISIS y Frente al-Nusra en esta ciudad. Una ciudad cuyos civiles se han visto obligados a sufrir la peor desgracia de la humillación, el terrorismo más crudo de todo el siglo XXI, los bestiales asesinatos en masa, bombardeos de hospitales; de escuelas; de jardines de infantes. Todo esto, bajo el ala de la enfermedad fundamentalista religiosa -el wahabismo– orquestado estratégicamente desde las potencias occidentales. Una enfermedad que no es más que la herramienta política perfecta que sirve de excusa para lograr la fractura nacional, el sectarismo, el odio más visceral: los peores enemigos de las soberanías nacionales. Un instrumento útil, ideado a perfecta medida para el pueblo sirio, que sabe albergar a más de 40 religiones diferentes. Y recordemos, un Pueblo en donde esas diferencias tendieron a la convivencia en armonía durante cientos de años.
Siempre es bueno evitar que nos duerman las mentes. No hace falta mencionar que detrás de las espadas filosas religiosas se esconden los intereses económicos y políticos de expansión del poder internacional. Como si fuera de manual, la historia se repite una vez más. Acá y allá: detrás del disfraz de la barbarie, está la mesa chica de la mal llamada “civilización”.
Pero vayamos a lo más interesante: ¿por qué a Siria?
El plan de rediseño del Oriente Medio por parte del imperio de Occidente data de la década del ’90 (recordemos el ataque estadounidense a Irak en 1990). Por su parte, el plan del golpe a Siria nace en el año 2002.
Siria corresponde a una larga cadena de naciones con Estados laicos y fuertes, misma razón por la cual han estado bajo la lupa imperialista, diseñando planes estratégicos para lograr sus balcanizaciones. Recordemos que antes de Siria, padecimos Libia y el asesinato de Kaddafi (2011- hoy destrozada), Irak (2003), Afganistán (2001) y Yugoslavia (1990). Todas ellas, naciones con Estados muy sólidos que opacaban los intereses hegemónicos de EE.UU en la región.
Adentrémonos en Siria. ¿Qué se busca en este país?
En las costas sirias -como en las libanesas y las palestinas- se encuentra la reserva de gas más importante del mundo. Siria no tenía deuda externa antes del conflicto. En Siria no se respira la lógica del capitalismo financiero internacional. Pero además, Siria es la vía política y estratégica para lograr el golpe a Irán: otro fuerte enemigo del colonialismo occidental.
Se busca debilitar el estado sirio, alejarlo de todo laicismo con el afán de proponer divisiones sectarias que sirven -como dijimos- a los intereses foráneos. Y particularmente, Aleppo es la segunda ciudad en importancia del país y la primera en cuanto a su potencial económico -y lo es en toda la región-. Le retribuye la principal riqueza productiva y comercial a Siria. Sus mercados datan de hace 700 años (hoy calcinados a causa de la sinrazón de estos grupos extremistas). En definitiva: se pierde Aleppo, se pierde el ala fuerte de Siria.
“Más de 8000 años de historia y Siria nunca se ha arrodillado ante ningún imperio. Menos lo hará ahora”
– Bashar el Assad. Presidente de la República Árabe Siria.
Y el enemigo no perdona. Ha sabido destruir a aquellas naciones soberanas fuertes: Libia fue arrasada, en Afganistán se respira miseria, las postales de Irak son devastadoras, pero Siria está haciendo que la historia cambie de guión. No dejaremos de mencionar que en gran parte se debe a que Rusia, uno de los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, vetó la intervención de la OTÁN en Siria -como no había hecho con Libia, por ejemplo-
En estos últimos tiempos se respiraba la victoria aleppina. Las fuerzas sirias incrementaban progresivamente su control en estas tierras. Teníamos la fe puesta en el fuerte ejército sirio, cuyos soldados todavía siguen dando la vida por su Patria. (Y quiero destacar el uso del “nosotros” en la anterior oración, porque creo firmemente en que quienes anhelamos la soberanía de los pueblos, conformamos un bloque imprescindible de consciencia humana.)
Hoy, llevamos con honor la bandera de la Siria triunfante, que resume y aúna todos nuestros ideales.
No nos olvidamos de que todavía quedará por liberar la totalidad de esta Nación, que sin vacilación alguna trascenderá en la historia. Porque no quedan ya dudas: Siria se levantará y será la eterna y molesta llaga en las bocas ambiciosas de sus enemigos, que llevarán con vergüenza su perpetua derrota y la esconderán bajo la alfombra roja del poder…
Texto: Suriana Cichero Lalli.
Imagen: Archivo/ HispanTv.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s